El artículo 82 del RDLeg. 2/2004 (TRLHL), establece que las personas físicas y jurídicas se encuentran exentas del IAE cuando tengan un importe neto de la cifra de negocios inferior a 1.000.000 de euros.

No obstante, cuando la entidad forme parte de un grupo de sociedades en el sentido del artículo 42 del Código de Comercio, el importe neto de la cifra de negocios se referirá al conjunto de entidades pertenecientes a dicho grupo, además se entenderá que los casos del artículo 42 del Código de Comercio son los recogidos en la sección 1.ª del capítulo I de las normas para la formulación de las cuentas anuales consolidadas, aprobadas por Real Decreto 1815/1991, de 20 de diciembre.

El Tribunal Supremo, en su sentencia 356/2018 de 6 de marzo de 2018 interpreta y aclara que para que exista un “grupo de sociedades” a efectos de determinar el importe neto de la cifra de negocio necesario para la exención del IAE es imprescindible que el conjunto de entidades actúe como “grupo consolidado”, esto es, con la obligación legal de formular sus cuentas anuales en régimen de consolidación.

La Ley define esta cláusula antielusión no sólo refiriendo el concepto de grupo únicamente a la existencia de una “unidad de decisión” entre las diversas entidades, si no que también obliga a referir el importe neto de la cifra de negocio “al conjunto de entidades pertenecientes a dicho grupo” solo cuando y en la medida en que “la entidad forme parte de un grupo de sociedades en el sentido del artículo 42 del Código de Comercio”.

En consecuencia, si las sociedades afectadas no actúan como grupo consolidado en los términos mencionado, ni consta que tengan la obligación de hacerlo, el importe neto de su cifra de negocio deberá ir referido al volumen de los que la empresa afectada, no al conjunto de entidades pertenecientes a un grupo que, en la medida en que no actúa en régimen de consolidación, no tiene tal consideración a efectos de la aplicación de la cláusula del artículo 82.1.c).3ª RDleg. 2/2004.